Inicio > Uncategorized > El Protocolo de la empresa familiar. Artículo de Luciano Corbella en Diario 9 de Julio. 21/01/2019

El Protocolo de la empresa familiar. Artículo de Luciano Corbella en Diario 9 de Julio. 21/01/2019

protocolo de la empresa familiar.articulo de luciano corbella en diario 9 de julio

La empresa familiar ocupa un lugar preponderante en la sociedad y en la economía; la mayoría de las empresas son de propiedad de un conjunto de personas unidas por lazos de parentesco, alguna de las cuales se involucran además en su gestión y/o trabajan bajo relación de dependencia en la misma.

Las empresas familiares tienen enormes ventajas como ser su agilidad, flexibilidad, compromiso, empatía interna y con sus clientes,  como así también encierran muchos peligros que amenazan su subsistencia como ser la sensibilidad de los vínculos entre las personas que las integran, las distintas vicisitudes que acontecen a sus miembros como ser matrimonios, nacimientos, divorcios, fallecimientos, incapacidades, interés contrapuestos, etc., lo que produce ciertas tensiones entre la familia y la empresa que la vuelven más comprometida que aquellas que no tienen esta característica.

Esta realidad concreta obliga a la empresa familiar a fijar pautas a través de un documento formal  llamado Protocolo de la Empresa Familiar referido a los criterios futuros cuando algún socio quiera discontinuar su participación, las capacidades que deben contar los hijos de los dueños si se quieren incorporar a la empresa, como será el cambio de la generación que fundó la empresa a su herederos,  y en general cómo establecer normas que haga que la empresa subsista ante los cambios que la pueda afectar.

Es un tema poco tratado pero que hace a su subsistencia y crecimiento y el no ser considerado en la planificación hace que muchas empresas desaparezcan.

 

Contenido del Protocolo

No existe una regulación legal específica cuando la empresa familiar se organiza jurídicamente. Su realidad está abarcada por las normas vigentes en el Códigos Civil y Comercial de la Nación, las obligaciones del tipo societario elegido y las normas de los órganos de control nacionales y provinciales.

El Protocolo es un acuerdo que recoge una serie de normas y códigos de conducta a la que deciden de antemano someterse de mutuo acuerdo todos los miembros de la familia y se realiza a través de un contrato o una escritura pública y debería al menos prever los siguientes temas:

-Quien es el responsable de la toma de decisiones y quien es responsable de cada tarea.

-En qué momento se realizará el cambio de generación de padres a hijos. Cuál será el nuevo rol de los padres. Podrán ser consejeros o participarán representando a la empresa en cámaras empresarias.

-Los estudios universitarios y en que rama deben contar los hijos de los dueños si se quieren incorporar a la empresa. Cuando se acepta la incorporación de un nuevo familiar al trabajo y criterios para que ese puesto sea realmente requerido y no creado para solucionar una realidad personal de un miembro pero ajeno a la necesidad de la empresa. Como se fijará la remuneración de un nuevo miembro y como no impactar este ingreso en los demás empleados.

-Cómo se valúa una porción accionaria ante una salida, si los otros miembros de la familia tienen un derecho especial sobre terceros para adquirir esa porción, plazo mínimo que debe avisar formalmente un miembro de la familia su voluntad de retirarse de la empresa.

-Las políticas de remuneración y dividendos, ya que hay miembros de la familia que solo poseen el capital y otros que también cumplen funciones en la misma.

-Los mecanismos de solución de conflictos, que pueden ser por vía judicial o alternativos a la vía judicial como puede ser arbitrajes y nombrar una asociación que actuará ante un problema y cuyo laudo tendrá fuerza suficiente para cerrar el conflicto.

-Razones por las que debería continuar la empresa familiar o razones que aconsejarían su desaparición.

-La manera en que se actualizará el Protocolo y con qué frecuencia.

 

Que es y que no es el Protocolo

En primer lugar, hay que tener presente que el Protocolo Familiar es un contrato, pero es también  un código de conducta para los miembros de la familia porque incluye pactos y pautas desde una perspectiva ajena al derecho.

Es también un intento de anticipación ya que debe fijar las futuras reglas de juego en las relaciones familia-empresa, lo que implica objetivar las situaciones que, previsiblemente, puedan plantearse en el futuro en el ámbito de esas relaciones y darles una solución para cuando eso suceda.

Por muy fuerte que sea el régimen legal que contenga el Protocolo Familiar y las penalizaciones que el mismo pueda contemplar para el caso de incumplimiento de las obligaciones contenidas en él, su fuerza de obligar no debe derivar de la presión o coacción, sino del convencimiento de sus firmantes de la necesidad de cumplir su contenido en beneficio de la continuidad de la empresa y de la propia familia. Por eso, lo importante no es el documento en sí mismo sino el proceso de reflexión llevado a cabo para su elaboración.

 

Algunos aspectos a considerar para su elaboración

Por su propia naturaleza, se trata de un traje “a medida”, que es necesario elaborar en cada caso de manera individualizada por un equipo de profesionales experimentados en derecho y en gestión de las empresas que logren entender las necesidades de sus miembros y la dinámica de la empresa para lograr plasmar en el mismo todos los aspectos que protejan a la empresa en el futuro y que preveen la mayoría de las cuestiones que pueden llegar a ocurrir.

Es cierto que hay una serie de asuntos que son recurrentes en casi todos los protocolos familiares, pero se requiere antes de plasmar una serie de charlas previas para que su contenido refleje la forma que cada familia adopta “sus” decisiones. Esto es, hay tantos protocolos familiares como familias empresarias.

 

Conclusión

Atendiendo a todo lo explicado, el Protocolo familiar es importante porque contribuye a resolver las desavenencias que puedan surgir entre los miembros de la familia, con la finalidad de regular la organización y gestión de la misma, así como las relaciones entre la familia, la empresa y sus propietarios, para dar continuidad a la empresa, de manera eficaz y con éxito, en la siguiente generación familiar.

Finalizamos este artículo con la siguiente pregunta en relación a los conflictos familiares en la empresa: ¿Cuál es el límite entre la EMPRESA y LA FAMILIA?

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: